Una Marca va de la Señal al Símbolo

(de los Jackson Five a Thriller)


El camino de una marca debería empezar por ser una señal, romper con la hegemonía de campo, o como dijo un brillante Jorge Ginzburg “La publicidad debe ser una piña en la cara”.

Esto para empezar no está nada mal, pero en el largo camino de una marca es sólo el comienzo. Y si es solo el principio cuál es el próximo paso?.: Convertirse en signo, ese nombre ese logotipo tiene que tener un significado real que tiene que ver con todo aquello tangible, y las cualidades y atributos organolépticos del producto.

¿Y cuál es el objetivo final, la meta de una marca. Esa etapa a que muy pocas acceden? : a convertirse en un Símbolo. Esto es a ser sinónimo y paradigma de imaginarios lejanos a los atributos primarios de la marca.

Paradójico pero real. La marcas invierten muchísimo dinero en llegar a un punto de su vida en querer representar aquello que es muy distante a su nombre, gusto, olor y demás atributos físicos.

Sin embargo cuando las marcas llegan a un estado de simbología es cuando más exitosas y reconocidas son por los consumidores. Y su valor crece exponencialmente en millones de dólares.

Cuando un pequeño Michael Jackson de cinco años deslumbraba en los Jackson Five, evidentemente había ahí una clara señal de talento. Rompió con la hegemonía de un mercado. Luego fue un signo: Michael significaba éxito basado en su talento como interprete y bailarín.

Hoy podemos decir con total seguridad que es un Símbolo, un total ícono de la cultura POP.

Por Gabriel Ruffolo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s