La cultura de marca

Cualquier organización o individuo adquiere una línea de conducta a lo largo de su vida que influye en todos los procesos de producción, distribución y venta, definiendo las relaciones que se establecen tanto fuera como dentro de la compañía. Integrar los elementos culturales bajo un posicionamiento claro favorece el compromiso integro de los diversos grupos de interés hacia la marca.

La cultura nace en la visión que la propia marca tiene de sí misma, la filosofía de trabajo o de vida que plantea y las experiencias que genera en sus relaciones laborales y sociales. Aglutina un conjunto de símbolos, personajes, aptitudes requeridas y actitudes deseadas que definen los rasgos humanos de la marca, haciendo patentes las sensaciones, las emociones y los sentimientos.

Todas las organizaciones e individuos tienen una cultura propia que expone las tendencias de la marca en relación con su entorno, ya sea con los agentes del mercado o con el conjunto de la sociedad. En ocasiones, la cultura de marca es un aspecto descuidado por algunas compañías, incapaces de integrar bajo la propia visión de marca su comportamiento, sus costumbres, sus códigos y sus normas.

La cultura influye sobre cada una de las personas que tienen contacto con la marca en cualquier momento y lugar, posibilitando la aparición de una comunidad comprometida. Mediante las experiencias generadas en todos los individuos que se relacionan con la marca, crean estilos de vida en torno a un producto, a un profesional o a una organización.

El esfuerzo diario, la atención y los detalles son imprescindibles para labrar una cultura sólida. Adquirir el compendio de valores positivos requiere de un ejercicio de reflexión que permita planificar un modelo cultural capaz de evolucionar en el tiempo.

Una cultura de marca debe empezar por los directivos de la empresa para extenderla entre los empleados y accionistas, de manera que fluya hacia otros actores externos. Precisa de un periodo de implantación interna que permita la adaptación a los cambios sociales en el largo plazo y condicione los procesos que intervienen en las relaciones cotidianas con los proveedores, los consumidores y los clientes.

Via: http://blog.oscarcoca.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s