Category Archives: Tecnología

The Sex Profile

Esta es una de las campañas integradas más interesantes que he visto en los últimos tiempos. Uno de los grandes retos de las campañas con objetivos sociales de cambio de actitud o conducta es que el mensaje se mantenga relevante y este presente a lo largo del tiempo. Esta campaña integrada no sólo hace un uso coordinado y eficaz de medios completamente fuera de lo habitual, sino que esta diseñada de tal manera que puede estirarse en el tiempo lo que sea necesario.

The Sex Profile trata de lidiar con la costumbre sueca de mantener relaciones sexuales sin condón durante el verano. Es una campaña que incluye el reparto de merchandising, códigos QR, una aplicación móvil, una web (red social con estadísticas) y publicidad exterior actualizada con frecuencia para mantener el interés en el tiempo. El video lo explica todo.

Me parece genial la posibilidad que ofrece el diseño de la campaña de continuar produciendo carteles llamativos a lo largo del tiempo gracias a la información que va produciendo la red social.

Si tuviera que buscarle una pega, lo único que se me ocurre decir es que la campaña en sí está muy relacionada con el sexo pero no tan relacionada con el sexo seguro. Es decir, que nada impide a los participantes practicar sexo sin condón mientras usan la aplicación. El uso de la aplicación en sí no lleva a los jóvenes a posicionarse a favor del sexo seguro en sí. Puede que simplemente quieran divertirse con ella e ignoren el mensaje.

Via: taller d3: blog sobre comunicación

This posting includes an audio/video/photo media file: Download No
w

Advertisements

La máquina dispensadora que reconoce a los clientes

Una máquina dispensadora que utiliza tecnología desarrollada por InteliSample, está siendo utilizada por Kraft para distribuir muestras de uno de sus productos en Estados Unidos. iSample reconoce a los usuarios y procesa esa información para ofrecerles los productos que más se adaptan a sus características.

La máquina utiliza sensores y software de Intel para reconocer diversas características de los usuarios, como su sexo o edad aproximada. Así, puede mostrar productos en los que estas personas estarán más interesadas.

En este caso, Kraft está utilizando iSample para promocionar un nuevo producto dirigido a un público más adulto. Cuando alguien se acerca, reconoce la forma de la cara y hace una serie de cálculos en función de diferentes medidas, como la distancia entre ojos, nariz y orejas, informa BBC.

Una vez hecho esto, la máquina sabe si el usuario es hombre o mujer y, además, en qué franja de edad se encuentra (reconoce cuatro distintas). Después, puede determinar qué producto debe ser ofrecido.

Las Analíticas Anónimas de Vídeo no almacenan información sobre los usuarios ni utilizan la nube, sino que la procesan directamente. De este modo, no hay peligro para la privacidad. Varias compañías utilizan esta tecnología con distintos fines. Así, por ejemplo, puede utilizarse para mostrar anuncios diferentes en función de la persona que esté mirando un cartel.

Esto también puede utilizarse para saber si el usuario sonrió cuando se le ofreció el producto o la información, o durante cuánto tiempo prestó atención. Estos datos pueden utilizarse más tarde para determinar la efectividad de un anuncio.

Imagen: Intel, vía BBC.

Anuncio de Samsung parodiando a quienes hacen cola para obtener un iPhone

Apple parodia a quienes hacen cola para comprar un iPhone en el nuevo anuncio de su Galaxy S II.

Si ayer hablábamos de un típico anuncio de Apple, hoy Samsung ha lanzado un nuevo anuncio para su smartphone Galaxy S II que parodia a la gente que hace cola para comprar su principal competidor: El iPhone.

El spot  muestra a varias personas haciendo cola a la puerta de varias tiendas tópicas de Apple esperando turno para hacerse con un iPhone, cuando de repente ven a alguien usando un teléfono que no logran identificar de cual se trata. Se quedan maravillados con el tamaño y la calidad de su pantalla o su velocidad, empezando a plantearse si no sería mejor idea dejar de hacer cola para hacerse con el nuevo Samsung Galaxy S II.

El vídeo del anuncio, a continuación.

Vía | iLounge

Tendencias 2011, hasta el momento.

Hemos pasado la mitad del año, y 2011 ha probado ser tan ajetreado, turbulento, amenazador y prometedor como se esperaba. Y ciertamente no hay escasez de innovación, de marcas haciendo cosas interesantes (algunas veces con bajos presupuestos), y sobre tendencias de consumo emergentes pidiendo ser capitalizadas.

Así que pongámonos al día sobre todas las tendencias de 2011.

EL GRAN ESPECTÁCULO DE LA INNOVACIÓN

No habrá nunca escasez de empresas inteligentes, marcas, bienes y servicios que satisfagan los deseos y necesidades de un modo sorprendente e innovador.

FACTOR F

Esto es F de Friends (amigos), Fans & Followers (seguidores), quienes influencian en las decisiones de compra de los consumidores de formas cada vez más sofisticadas. Los consumidores están aprovechando sus redes de amigos, fans & seguidores para descubrir, discutir y comprar bienes y servicios, de formas cada vez más sofisticadas. Como resultado, nunca ha sido más importante para las marcas asegurarse de que ellas también tienen EL FACTOR F.

THE F-FACTOR

ACTOS ALEATORIOS DE GENEROSIDAD

Por qué marcas más humanas y bondadosas crecerán en una economía conectada?

Para consumidores muy acostumbrados (y molestos) a corporaciones distantes, inflexibles, cualquier acto de generosidad de las marcas será recibido con agradecimiento. Para las marcas, el incremento de comunicaciones abiertas con y entre consumidores (especialmente online), significa que nunca antes ha sido tan fácil sorprender y agradar a las audiencias con ACTOS ALEATORIOS DE GENEROSIDAD: bien enviando regalos, respondiendo a ánimos expresados públicamente o simplemente mostrando que se preocupan.

Ahora es el momento ideal para comprometerse con algún A.A.B.:

Los consumidores están deseando cada vez más ver el lado humano de las marcas (o si en realidad la marca tiene algún lado humano, haciendo a los A.A.B.  más bienvenidos que nunca.

Las audiencias están revelando públicamente cada vez más y más información personal en Facebook, Twitter y otras redes sociales, sobre sus vidas, estado de ánimo y orígenes, tanto reales como intencionales, conviertiendo los A.A.B. en más relevantes.

Más consumidores que nunca están compartiendo ahora sus experiencias con sus amigos y más amplias audiencias en redes sociales, lo quiere decir que los A.A:B. pueden extenderse más allá de sus receptores habituales.

CITYSUMERS

El futuro campo del consumo es urbano. 

CITYSUMERSDado que la rápida urbanización es una de las más grandes macro tendencias de nuestro tiempo, las marcas no pueden equivocarse innovando para los existentes y los recién acuñados como “‘CITYSUMERS”: los cientos de millones (¡y en aumento!) de urbanitas experimentados y sofisticados, desde San Francisco a Shanghai a São Paulo y Buenos Aires.

 Cerca de 180.000 personas se mudan a ciudades diariamente,añadiendo aproximadamente 60 millones de nuevos habitantes urbanos cada año. Y, mientras los centros de poder globales “tradicionales” tales como Nueva York, Londres y París están ya compartiendo escenario con Pekín, Mumbai y Estambul, cada vez más ciudades como Belem, Chongquing y Guadalajara están listas para marcar su diferencia.

Ricas en redes y oportunidades, las ciudades actúan como imanes, absorbiendo talento y desprendiendo innovación. ¿El resultado? Incremento de riqueza y poder de las ciudades y aquellos que viven en ellas.

Ahora dominan la cultura y los valores urbanos. El rápido ritmo y las omnipresentes tentaciones (comerciales) de la vida urbana significan que los CITYSUMERS son adictos al aquí y ahora, las experiencias, la elección y libertad, flexibilidad y crudeza, oportunidad sin restricciones.

Todo lo que hace a los consumidores más exigentes y abiertos de mente, pero también más orgullosos, más conectados, más espontáneos y más dispuestos a probar: los CITYSUMERS quitarán de las manos ansiosamente un montón de nuevos bienes, servicios, experiencias, campañas y conversaciones urbanas. Marcas tales como DNKY, Dior, Audi, BMW, IKEA, DHL, KFC, Starbucks, Nike y Adidas están ya customizando sus productos y campañas para audiencias urbanas.

Marcelo Sapoznik Experto en Marcas | Trendwatching www.expertoenmarcas.com.ar 

@sapoznik

El tiempo importa en los envíos de email marketing – Infografía

Esta es la segunda infografía del especial que hemos preparado de El tiempo importa en Social Media. Es importante plantear los tiempos de todas y cada una de las acciones de nuestra estrategia en redes sociales. De las temporalidades dependerán los resultados que obtengamos.

En este caso, la segunda infografía de Kissmetrics que presentamos está enfocada al email marketing. Hay momentos del día que son más convenientes para enviar un email. Es importante investigar, en base al público que queremos llegar, qué tiempo es mejor para enviar nuestros comunicados.

Siempre tendremos que tener en mente las metas que queremos alcanzar, las ganancias que queremos obtener.  Y el compromiso que queremos establecer con nuestra audiencia.

Aquí algunas estadísticas que refieren al tiempo y los horarios de envíos de email marketing.

  • Las promociones por email son enviadas entre las 19:00 y las 22:00
  • Las promociones relacionadas a las vacaciones (navidad, semana santa, verano) son envidadas entre las 17:00 y las 19:00
  • Por la mañana, a primera hora y entre semana suele ser el momento en el que más emails de promociones son enviados.
  • La tasa de rebote de los emails con promociones ocurre, la mayoría de las veces por la mañana, entre semana y los fines de semana es mucho más elevada.
  • La frecuencia óptima de envíos de email marketing son de uno a cuatro correos al mes.

La primera infografía que publicamos en TICbeat de este especial de tres infografías sobre el timing en social media, es El tiempo importa en Social Media.

(Via TICbeat.)

La situación del cloud computing a nivel global – infografía


La industria del cloud computing es una de las más pujantes de los años recientes en el mercado tecnológico. La siguiente infografía muestra cuál es la situación global, señalando de qué países son los mayores proveedores, cuáles son las compañías más importantes. Además se incluyen datos interesantes, como que el 2% de todos los servidores pertenecen a Google.

Esta infografía, elaborada por Cloud HyperMarket, indica el uso de los servicios de cloud computing por parte de la gente, a la vez que proporciona datos acerca de la situación de la industria. La mayoría de los servidores de centros de datos están localizados en Estados Unidos, siguiendo a este país Canadá como el segundo en número de máquinas para almacenar información en la nube.

cloud computing infografia

(Via TICbeat.)

How Apple And Gucci Tickle Your “God Spot”, by Martin Lindstrom

And how other brands could get messianic in their message and convert consumers to acolytes.

A few years back, an Australian teenager with an unusual surname submitted his bare neck to a plastic surgeon’s laser. The doctor worked carefully, slowly eradicating the tattoo of a striped bar code with the letters G-U-C-C-I etched underneath. An hour later, the tattoo was history, and so was Will Andries Petrus Booye’s brand-obsession, one that had become, in his words, “My one and only religion.”

I first met Will in the late 1990s, back when the ink on his tattoo was still wet. For Will, Gucci was companion, confidante, soul mate, hero, mirror image, and friend with benefits combined. When asked, he could go on at length about the company’s designs, colors, and textures, as well as about the distinctive smell of the stores. Entering the Gucci flagship, he told me, was like coming home. From the store design to the overhead music playing overhead to the uninterrupted luxury of the place, everything Gucci put Will completely at ease. And of course, the brand’s sheer exclusivity made him feel like a member of a small, choice, like-minded club.

Fast-forward five years. Almost overnight, the Gucci brand lost its grip on Will. Suddenly the thrill was gone. So what do you do when you break up with your soul mate, your reason for living? You get a haircut, and you lose the tattoo. Some people even join the military. Will did all three.

To me it was fairly obvious: He’d lost his religion.

A recent study conducted by the BBC found striking parallels between how one devoted Apple fan responded to religious imagery and to the brands he loved.

In fact, I devoted a whole chapter of my 2007 book, Buyology: Truth and Lies About Why We Buy to this very same subject. The similarities between the world’s great religions and some of the world’s most renowned brands has been one of my passions ever since I stumbled onto Bangkok’s Pariwas temple nearly a decade ago. There I found myself confronted with an extraordinary-looking Buddha. The Buddha was compelling in part because of the modern-day company he kept. Carved into the altar below his form, alongside several other less well-known deities, stood a resplendent gold-leaf statue of mop-haired soccer icon David Beckham. This wasn’t a case of vandalism, or sacrilege; a Thai sculptor had created the carving in 1998 as part of the World Cup celebrations. Said Chan Theerapunyo, the temple’s abbot, “Football has become a religion, and has millions of followers. So to be up to date, we have to open our minds and share the feelings of millions of people who admire Beckham.”

The Thai people are far from alone here. Pay a visit to India, and you’ll find that the local Bollywood film scene has spawned an entire celebrity-obsessed generation, so much so that you will find countless temples built or sponsored by Indian celebrities to honor or worship their own graven images.

If Hindis and Buddhists are willing to bend the rules of religion to cater to our worldwide celebrity obsession, wouldn’t it follow that brands might be next in line?

The short answer is yes. So in 2007, I carried out a scientific research study testing 32 volunteers. By using an FMRI to scan their brains, I found that religious imagery not only stimulates the same regions of the human brains as an iPod or the Apple logo does, but that a handful of other global brands, from Hello Kitty to Harley Davidson to Guinness, also ignites these same “God spots.”

Notice I said handful (I unearthed only a half-dozen examples in all). In the weeks, months, and years following the study, I couldn’t help but wonder: Why doesn’t every brand in the world pursue this tactic? Wouldn’t it be the ultimate behind-closed-doors strategy? Think about it: a campaign that makes your customers so preoccupied with your brand that they camp out overnight in sleeping bags in anticipation of a new release, cannot be rationally argued with, and are so blindly smitten that in one case, an adolescent boy gets a bar code tattooed on his neck?

Problem is, the way 99% of companies manage most brands is entirely, thuddingly, concretely … rational. They focus on consumer awareness. They ask consumers about a brand’s benefits, attributes, and functionality. Can you imagine trying to explain why you “love” one religion over another? Why do you love your old college or school? For that matter, why do you love your spouse or partner? Bet you have no rational explanation whatsoever.

As any religious devotee knows, it’s not about the church, the minister, the congregation, the sound of the bells, or the old-wood smell of the pews. Belief isn’t rational. It’s about a lot of things: our intermingled senses; our desire to lead a simpler life; our relationship with ourselves; our need to belong to a community, to feel as though we’re not just drifting in space. And that’s just for starters. Placing your faith in something or someone may be fanciful, and out-of-vogue among the smart set, but I’ve long believed that creating belief is essential to brand-building.

In light of the recent BBC study, what I wrote about in 2007 certainly bears repeating: The successful brands of the future will offer consumers the same ingredients that the world’s great religions serve up, including mystery, powerful storytelling, sensory appeal, and a sense of belonging. They will have an enemy (think Coke versus Pepsi, Mastercard versus Visa, or even Harvard versus Yale). They will create a constellation of their own icons, rituals, and in some cases, branded language. They will inspire church-like evangelism in their users, hey, maybe even a sleeping bag or two.

Obviously, as Apple’s market cap shows, consumers are more than ready to throw rationality aside and believe. As for companies, the only thing I can do is say a little prayer.

[Homepage image: Flickr user wowstanley; top image: Martin Lindstrom]